Se considera casi obligado para turistas responsables de su condición realizar un crucerito por el río Han que corta a la capital en dos mitades. Hay cinco itinerarios diferentes, el más largo de una hora de duración por 6 euros.

Turismo en corea del sur

Villa de Hahoe. Lugar cercano a la ciudad de Andong en el este de la península, conocido por su tradición y arte en la elaboración de máscaras y caretas. Aquí se celebran representaciones de teatro y danza, el T´atch´um, con personajes determinados y creados por la cultura popular.

Buda de Piedra. Igualmente cerca de Andong, en Ichong-dong, se halla la estatua del Buda Amitaba, también conocida como Chebiwon Sokbul. Se trata de una escultura plenamente oriental de doce metros de altura, esculpida en granito y rodeada de bosques. Es muy venerada en toda esta zona.

Isla de Ullung. Isla volcánica que, en época de lluvias, adquiere un aspecto misterioso debido a las nubes bajas que semiocultan los montes, la costa y los islotes del lugar. Prácticamente toda la actividad de Ullung gira alrededor de la pesca del calamar; dentro o fuera del agua, estos cefalópodos están por todos los lados.

El Parque Nacional de Soraksan en el noreste de naturaleza salvaje con cascadas, montañas graníticas y templos antiguos.

El Parque Nacional de Gayasan, situado en el medio sur de la península coreana y no lejos de la ciudad de Taegu. En este parque se halla el emblemático templo de Haeinsa, el más famoso de Corea en el que, además, existe una comunidad de monjes.

Pero todavía son más famosas las más de 80.000 tablas impresoras (grabadas en el siglo XIII) que componen la Tripitaka coreana y que se guardan, en muy buen estado de conservación, en una de las dependencias del templo. Esta colección de los cánones budistas, junto con el propio complejo religioso de Haeinsa, fue declarada en 1995 y por la UNESCO, Patrimonio Cultural de la Humanidad.